Eco-Educación y Comunidad

Un parque prospera cuando la gente lo quiere y lo cuida. Al crear el futuro Parque Nacional Patagonia, Conservación Patagónica aspira a hacer algo más que proteger la tierra. Creemos que el parque tiene un rol central en la transición económica de la región de una economía ganadera – un fracaso desde el punto de vista económico y ecológico – hacia la conservación y el ecoturismo. Mientras tanto, al integrar a los niños y a otros miembros de la comunidad local, el parque despertará una conciencia y una dedicación por la conservación.

Dado que las personas que viven alrededor del futuro parque conocen mejor que nadie la zona y ellos serán sus fieles custodios, desde un inicio ofrecimos trabajo a todos los empleados ganaderos que ya trabajaban allí y hemos desarrollado programas para capacitarlos como guardaparques y trabajadores de la conservación. Estamos comprometidos a brindar la capacitación necesaria para permitir que los lugareños se beneficien con puestos de trabajo dentro del parque. Biólogos del proyecto trabajan conjuntamente con los guardaparques para entrenarlos en el rastreo de vida silvestre y capacitarlos en materia de comportamiento animal. En la última temporada se empezaron a dar clases de inglés al personal, y esto tuvo mucho éxito. Expertos de todo el mundo visitan el parque para supervisar los programas de capacitación en biología.

Nuestro programa de difusión en las escuelas trae a los niños al parque para que aprendan acerca de las especies en peligro tales como el huemul, y sobre los potenciales beneficios que la conservación brinda a la comunidad. Educadores ambientales que trabajan en el proyecto del parque reciben con regularidad a niños en edad escolar para realizar caminatas en la naturaleza en las que aprenden acerca de las plantas y animales autóctonos, y hacen que los niños ayuden en la restauración ecológica. Este tipo de educación básica de historia natural y aprendizaje activo es vital para desarrollar un amplio apoyo comunitario para el proyecto, al mismo tiempo que sirve para inculcar una mayor apreciación del patrimonio natural de Chile.

Tambien se realiza anualmente el Festival del Huemul, en el cual el pueblo de Cochrane hace una caminata a través de la Reserva Nacional Tamango hacia el Valle de Chacabuco. Al final de esta difícil y estimulante caminata de dos días, todos los participantes comparten un enorme asado para celebrar en comunidad este logro.

A la fecha, las becas que instituimos han permitido que cincuenta estudiantes de la zona puedan continuar sus estudios. La expectativa es que estos jóvenes adultos vuelván a la región con las habilidades necesarias para contribuir a la conservación o a trabajos en ecoturismo, y se conviertan en parte de un grupo creciente de profesionales que desarrollen la Región de Aysén de un modo que sustente su carácter natural y su integridad ecológica.

Antes, empleado rural, hoy trabaja en actividades de conservación

 

Festejos del Bicentenario en el parque

 

Un grupo escolar de Cochrane viene a hacer una caminata en la naturaleza