Sistema de Energía Renovable

Conservación Patagónica está trabajando para que el futuro Parque Nacional Patagonia sea el primer gran parque nacional que se autoabastezca de energía proveniente en su totalidad de fuentes de energía renovable de pequeña escala . Nuestro visionario sistema de energía no sólo reducirá la huella de carbono del parque, sino que también servirá de ejemplo a los visitantes de cómo los sistemas de energía del siglo XXI deberían (y pueden) funcionar.

Para maximizar la eficiencia energética diseñamos todos los edificios con una aislación excelente – mucho mejor que el estándar de la región – de modo de mantener calefaccionados los edificios durante los largos y fríos inviernos patagónicos. También diseñamos instalaciones y espacios de viviendas con áreas de uso flexible por temporada: durante los meses de invierno sólo se mantendrán calefaccionadas ciertas partes de los edificios. Todos los artefactos domésticos, bombas de agua y otros aparatos usan la tecnología más eficiente que existe. Los edificios usan ampolletas LED de alta eficiencia, las cuales utilizan una fracción de la energía que las fluorescentes y no contienen mercurio.

La electricidad que se usa en las instalaciones del parque se genera localmente con una micro-hidroturbina instalada en 2005, y se monitorea la velocidad del viento desde 2006 para determinar si es viable utilizar la energía eólica a pequeña escala. Igualmente, en muchos edificios del parque se están colocando concentradores solares parabólicos cilíndricos que producen tanto electricidad como agua caliente. A pesar de que la radiación solar en el Valle de Chacabuco es baja, se espera que esta eficiente tecnología dual (térmica y fotovoltaica) aporte el 100 por ciento del requerimiento energético para calefaccionar y calentar agua, y un porcentaje significativo del consumo eléctrico en cada edificio.

La siguiente fase del sistema de energía renovable del parque será el desarrollo de un sistema de almacenamiento y transporte de energía de hidrógeno. El desarrollo de un modo eficiente de almacenar electricidad es esencial para los proyectos localizados de energías renovables, dado que los períodos de mayor generación (los días con viento, por ejemplo) no necesariamente coinciden con la época de mayor consumo. En la Patagonia, el almacenamiento de la energía es una cuestión particularmente crítica, dado que la energía eólica depende de las estaciones.

El futuro sistema de energía empleará energía generada por viento para crear electrólisis en el agua, usando una corriente eléctrica para descomponer la molécula de H2O, produciendo así hidrógeno puro. El gas hidrógeno entonces se captura y se comprime y envasa para su transporte y almacenamiento. Una vez que aparece como elemento, el hidrógeno tiene un alto potencial de generación de energía: cuando se lo combina con el oxígeno, la reacción libera una cantidad considerable de energía al formarse el agua. La tecnología del hidrógeno no emite gases indeseables o subproductos en la producción y el consumo. El parque usaría el hidrógeno almacenado como combustible para los tractores, camiones y botes y como una fuente de energía para el centro de informaciones, la casa de huéspedes, para los empleados, para las oficinas y las estaciones de guardaparques. Este proyecto insignia será el primer sistema de energía no experimental sobre la base de hidrógeno en América Latina, y se espera que esté en operaciones entre 2015 y 2016.

La energía de hidrógeno puede llegar a ser de importancia vital para la región patagónica, permitiéndole a los residentes aprovechar una forma de energía renovable producida localmente y que no requiere líneas de transmisión para ampliar el tendido eléctrico. Dado que una pequeña celda de combustible de hidrógeno puede aportar energía a un grupo de casas, una amplia adopción de esta tecnología podría un día reemplazar a los generadores diesel y reducir el consumo de leña. Esta forma de producción distribuida de energía potencialmente renovable también ofrece un fuerte contraste a la propuesta de construir enormes represas en los ríos salvajes de la Patagonia y centrales hidroeléctricas que requerirían un enorme sistema de transmisión para transportar la energía a los distantes mercados urbanos del cetro del país.